Panamá como hub logístico



Por la ubicación geográfica estratégica que tiene Panamá, donde tiene conexiones por tierra con Costa Rica y Colombia, pero además, cuenta con un canal interoceánico que conecta el Océano Pacífico con el Océano Atlántico, este importante país se proyecta para ser uno de los principales hub logísticos del mundo en los próximos años.

Pero antes de comenzar a describir las potenciales que tiene Panamá como hub logístico, primero vamos a describir que es un hub logístico en general y cuáles son sus principales ventajas.

¿Qué es un hub logístico?

Se entiende como hub logístico, dentro del argot del comercio internacional, un espacio físico donde se encuentran una gran cantidad de productos y mercancías, con el objetivo de ser distribuidas o redistribuidas hacía distintos lugares del planeta.

En este sentido, un hub logístico puede ser tanto un puerto, una estación de trenes de carga o un aeropuerto. Sin embargo, es importante tener en consideración que en la actualidad, al menos el 90% del comercio internacional se moviliza a través de buques marítimos. Por tanto, los principales hub del mundo son los puertos comerciales internacionales.

Para diferenciar los distintos tipos de hub existentes en la actualidad, se han creado las siguientes categorías:

Los centros de distribución unimodal

Como su nombre lo indica, este tipo de hub trabaja con una sola modalidad de transporte, principalmente terrestre. Y su estructura física está destinada mayoritariamente al almacenamiento de las mercancías, dejando el resto de la infraestructura para las actividades administrativas.

Asimismo, las funciones de logística de este tipo de hub, generalmente incluyen el seguimiento de la mercancía hasta la entrega del cliente final, realizando un control exhaustivo de los inventarios y productos.

Las plataformas logísticas multimodales

Al igual que en el caso anterior, el nombre de estas plataformas nos deja el camino abierto para interpretar a priori que se trata sobre un tipo de plataforma logística que conecta diversos medios de transporte de mercancías.

Este tipo de plataformas está asociada principalmente a los puertos, que combinan las posibilidades nacionales de transporte terrestre, con la expansión de las rutas internacionales que cubren los distintos buques de mercancía.

Hay que tener claro que este tipo de plataformas logísticas no tienen como principal objetivo aumentar el número de mercancías transportada. En cambio, se dirigen de manera prioritaria a aumentar el comercio entre la plataforma y las distintas rutas internacionales.

En este sentido, son plataformas que se enfocan más en el tipo de mercancía que reciben y trasladan que en la manera en que se encuentran distribuidas.

Las zonas logísticas

Las zonas logísticas son la modalidad de hub más avanzadas. Ya que al igual que las plataformas multimodales, combinan más de una modalidad de transporte, pero a diferencia de aquellas, se integran en todos los procesos del comercio nacional e internacional.

Esto quiere decir que no se encuentran enfocadas únicamente en el tipo de mercancía recibida, sino que también participan activamente en las distintas modalidades de distribución.

En el caso de Panamá como hub logístico, sus posibilidades están dirigidas a consolidarse como una de las principales zonas logísticas, no solamente de la región sino del planeta.

Las ventajas que puede alcanzar Panamá como hub logístico

Panamá se caracteriza por tener una economía de puertos muy consolidada, no solamente por el gran Canal de Panamá, sino por sus puertos internacionales que día a día reciben toneladas de diversas mercancías.

En algunos de estos puertos internacionales, como los ubicados en la provincia de Colón, más del 95% de la mercancía recibida tiene como destino un país distinto. Por lo tanto, una de las áreas de la economía que más se ha tenido que reforzar es la de servicios asociados a transporte y logística.

De esta manera, al enfocarse en esta área con el objetivo de hacer de Panamá uno los principales hub logísticos del planeta, el país pretende avanzar en una senda de desarrollo económico sostenible a lo largo del tiempo. Profundizar la tasa de empleo a través de las operaciones logísticas. Potenciar el sector terciario de la economía asociada al comercio gracias a los acuerdos multilaterales de libre comercio que pueda firmar el país. Y por último, pero no menos importante, hacer más efectivo y eficiente las operaciones gracias al abaratamiento de los costes y el ahorro energético que implica centralizar las operaciones en un gran hub logístico.

Los aportes económicos de las principales zonas logísticas del país

Según un estudio realizado en el año 2015 por la Cámara Marítima de Panamá, el impacto de las zonas logísticas del país (incluyendo tanto el Canal, como los diversos puertos, aeropuertos y zonas francas) fue de al menos US$ 25.780,3 millones. Lo que significa un aporte de más del 33% de todo lo obtenido por la economía nacional.

De esa increíble cifra, la actividad económica relacionada directamente con el Canal de Panamá representó más del 53%. Mientras que la actividad del sistema portuario aglutinó el 15,1% y las agencias marítimas y navieras el 8,7%.

Por lo que podemos concluir, evidentemente, que las posibilidades económicas de Panamá de desarrollarse como hub logístico están asociadas a toda el área del comercio internacional, dirigidas principalmente a través del Canal de Panamá y de todo su sistema portuario. 

La responsabilidad está sobre la Autoridad Marítima de Panamá

Si bien en el desarrollo de un gran hub logístico participan todas las fuerzas vivas de la sociedad. En el caso particular de Panamá la mayor responsabilidad recae sobre la Autoridad Marítima de Panamá, un organismo nacional autónomo encargado de la administración, promoción, regulación y ejecución de todas las estrategias comerciales del país en materia marítima.

Esto quiere decir que es la Autoridad Marítima de Panamá la encarga de desarrollar e implementar un gran plan estratégico que aproveche al máximo el capital físico y el capital humano del Canal de Panamá, así como los capitales de los principales puertos internacionales del país, con el objetivo de convertir esta zona del planeta en uno de los principales hub logísticos del continente y del mundo entero.